Comer sano y barato sin dieta

Comer sano y barato sin dieta
Comer sano y barato sin dieta

Comer sano y barato sin dieta, suena a imposible. Se logra conociendo los aportes calóricos y proteínicos de nuestros alimentos. Un poco de interés y conocimiento de tu parte y tendrás una vida saludable.

Aprendiendo a comer sano no necesita de grandes presupuestos, pero sí de más interés por tu parte. Cambiar en forma gradual la ingesta de azúcares es fundamental para alejar la obesidad y la amenaza de díabetes.

Granos

Puedes consumir granos enlatados o prepararlos. Puedes cocinarlos y comerlos con sopas, cazuelas, acompañados de otros granos como arroz.  

Puedes prepararlos como puré y acompañamiento de tus comidas. 

Frutas

La variedad de frutas que por estación se consiguen a precios de temporada es increible. Los plátanos o bananos, manzanas, naranjas son frutas que puedes llevar a donde vayas.

Las porciones pueden ser generosas sin consecuencias

 

Proteinas

En este apartado le daremos un sitio especial a los huevos. Alimento de gran valor nutricional, en solo 70 calorías, tiene hierro, zinc, proteína. 

Pescados, como atún enlatado, sardinas, llenan tu canasta de energía. 

alimentacion tercera edad

Los consejos para comer sano y barato, son sencillas reglas a seguir. Una de las dietas que han resultado exitosas es la Dieta Keto porque su base es sustituir tus hábitos alimenticios y aprender nuevamente a comer sano, con suplementos vitamínicos que realmente equilibran y mantienen el balance necesario de tu organismo. 

Se ha comprobado que la falta de hidratación es la causa de problemas de salud en general. 

Tome agua al levantarse, sino está acostumbrado, empiece por sorbos de agua y aumente gradualmente hasta tomar medio o un vaso de agua. Antes de comer y en la noche al acostarse, tome agua.

No podemos dejar de insistir que el ejercicio o simplemente caminar por unos 20-30 minutos diarios, todo sumará para tener una vida saludable. 

Al tratar de mantener una vida saludable, no necesitas gastar montones de dinero. Hay siempre alternativas tan buenas y saludables o mejores, si sabes que debes adquirir al hacer tus compras de comestibles.  

Recuerda:

Come varias veces al día para evitar el tratar de comerte todo en el almuerzo o la cena. Toma agua, la sensación de llenura te ayuda a no comer tanto. Reduce las porciones de comida, haz ejercicio y tu salud te lo agradecerá.